Secciones
Foros Electrónica
Publicidad
Alguien dijo ...
Un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier afirmación, de corregir errores.

Julius Robert Oppenheimer(1904-1967)
Físico estadounidense
Electrónica Fácil en tu móvil
AvantGo
Sitios recomendados
Contacto
FOSILES ACLARAN LA EVOLUCION DE LOS TIGRES CON DIENTES DE SABLE
 
    [+] [R] [-]  print  Enviar a un amigo




  La especialización ya era la clave del éxito hace 9 millones de años, cuando surgió un nuevo grupo de animales que se convirtieron en los reyes de la selva prehistórica. Los macairodontinos, unas criaturas extinguidas y más conocidas como tigres con dientes de sable, desarrollaron un método de caza más rápido y seguro, con ventajas sobre el de los felinos, que matan a sus presas por asfixia.



(NC&T/Revista Española de Paleontología) Así lo revela un estudio publicado en el último número de la Revista Española de Paleontología, que detalla el análisis de unos fósiles hallados en el yacimiento del Cerro de los Batallones, situado en Torrejón de Velasco (Madrid).

"Los grandes dientes y otros rasgos de los primeros macairodontinos les permitieron cazar empleando menos tiempo y energía, y con menos riesgo de sufrir heridas o fracturas durante la inmovilización de la presa", señala Manuel J. Salesa, autor de la investigación. Su equipo de paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales, perteneciente al CSIC, llegó a esta conclusión tras realizar el primer estudio en todo el mundo sobre la anatomía funcional de estos animales que vivieron en el período Mioceno superior.

A pesar de su nombre común, los tigres con dientes de sable no fueron antepasados de los tigres ni de ningún otro felino, sino que formaban un grupo aparte. Y hasta ahora poco se sabía de los primeros miembros de ese grupo dada la escasez de restos fósiles. Sin embargo, en el sur de la provincia de Madrid se ha descubierto un filón de pistas para explicar su origen evolutivo. El yacimiento de Batallones-1 ha proporcionado restos de al menos 24 individuos de Paramachairodus ogygia, uno de los macairodontinos más primitivos, que tenía el tamaño de un puma. Y el análisis de estos fósiles, con 9 millones de años de antigüedad, revela el inicio del desarrollo de grandes caninos aplanados, unido a una serie de modificaciones craneales, mandibulares y cervicales.

Con estas innovaciones evolutivas, los Paramachairodus ogygia podían matar rápidamente a sus presas. Una vez inmovilizadas, mediante una fuerte flexión de la cabeza, les clavaban los caninos de sable en la garganta, con lo que la muerte sería casi inmediata por corte del riego sanguíneo al cerebro. Así no habría peligro de recibir una patada de la presa que dañara sus grandes caninos, relativamente frágiles, y mermara su capacidad cazadora. Los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales explican que esto convirtió a los macairodontinos en cazadores dominantes y que luego siguieron evolucionando y especializándose en presas más grandes, del tamaño de las actuales cebras, jirafas y ñúes.

Esta especialización cada vez mayor podría haber sido también la causa de su extinción, afirma Manuel Salesa. "Una de las posibles causas fue un cambio en las faunas de herbívoros, que hizo que durante cierta época del año las presas grandes migraran, como hacen los ñúes en áfrica. Los macairodontinos tendrían problemas para alimentarse de animales más pequeños, y así fueron haciéndose cada vez más escasos hasta que desaparecieron". Los últimos tigres con dientes de sable fueron los del género Smilodon, que vivieron en América hasta hace tan sólo 10.000 años y llegaron a ser mayores que cualquier felino actual. De ellos sí se conservan numerosos restos, esqueletos enteros con unos caninos de hasta 18 centímetros de largo.

Los fósiles del Cerro de los Batallones explican cómo eran los antepasados de los smilodones. Y ese yacimiento madrileño podría revelar nuevas claves sobre los orígenes de otros grandes depredadores, dada su gran riqueza en restos de carnívoros. Los investigadores creen que el lugar fue en el Mioceno una trampa natural en la que también cayeron primitivas hienas y mofetas, además de un curioso animal (el Simocyon batalleri) emparentado con el panda rojo. Como él, tenía un falso pulgar, y el equipo de Manuel Salesa investiga ese rasgo tan peculiar para aclarar la evolución de los pandas.


Viernes, 28 Abril, 2006 - 07:01
Boletines
Sindicacion RSSSindicacion RSS forosNoticias en tu correo© 2004 F.J.M.Información Legal