Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Crece la certeza científica sobre la existencia de vida en otros mundos
 
 


En un reciente congreso celebrado en la Universidad de Harvard, muchas de las ponencias demostraron el creciente convencimiento de la comunidad científica sobre la existencia de vida en otras partes del universo. La vida simple, comparable en complejidad a los microbios de la Tierra, debe ser la más común en otros mundos. La vida compleja, y sobre todo la muy compleja, capaz de merecer la definición de "vida inteligente", debe ser mucho menos abundante que la simple. Sin embargo, las probabilidades de que surja vida inteligente aumentan con el paso del tiempo, debido a la creciente riqueza química que experimenta el universo en su evolución; es decir que, si es cierto lo que algunos creen, que como especie inteligente estamos solos en el universo, será porque somos los primeros.


(NC&T) En el congreso, se pasó revista a cómo surgió la vida en la Tierra, y también a los muchos pasos, a veces improbables, que se necesitó tomar en nuestro mundo para permitir la aparición de vida inteligente. El radioastrónomo Gerrit Verschuur afirmó que él cree que aunque es muy probable que haya vida en otros mundos, quizás incluso en muchos, es en cambio muy improbable que esos seres sean inteligentes, y también lo es que puedan comunicarse con nosotros.

    Verschuur presentó su versión de la Ecuación de Drake, formulada por el astrónomo Frank Drake en 1960, que proporciona los medios para calcular el número de civilizaciones inteligentes con las que sería posible que los seres humanos establezcamos contacto.

    La ecuación relaciona esas posibilidades con la tasa de formación de estrellas y de planetas habitables. Incluye la tasa con la cual la vida surge en tales planetas, adquiere inteligencia, desarrolla la tecnología y las capacidades de comunicación interplanetaria. Finalmente, calcula el tiempo durante el cual esa civilización puede existir.

    Usando la ecuación de Drake, Verschuur calculó que, en el grupo de galaxias que incluye a nuestra Vía Láctea, puede haber tan sólo otra civilización tecnificada capaz de comunicarse con la humanidad; un número tan pequeño que puede explicar por qué después de varias décadas de rastreo de los cielos en busca de señales de vida inteligente no se ha obtenido ningún resultado prometedor.

    Dimitar Sasselov, profesor de astrofísica en la Universidad de Harvard, coincidió con Verschuur en que la vida probablemente es común en el universo. Él cree que la vida es un “fenómeno planetario” natural que se da con facilidad en los planetas con las condiciones apropiadas.

    En cuanto a la vida inteligente, considera que es sólo una cuestión de tiempo. Sasselov argumenta que aunque el universo, a sus 14.000 millones de años de edad, puede parecernos viejo, en realidad es muy joven. Los elementos pesados que componen los planetas como la Tierra no estaban disponibles en el universo temprano; tales elementos fueron formados por las estrellas. Muchos de ellos sólo estuvieron disponibles para comenzar a formar los planetas rocosos como la Tierra hace apenas 7.000 u 8.000 millones de años. Si uno considera que además se requirieron casi 4.000 millones años para que la vida inteligente se desarrollase en la Tierra, no resulta sorprendente que ésta siga siendo rara.

    Por tanto, puede que los humanos representemos la primera generación de vida inteligente en el universo.

    Sasselov cree que el telescopio espacial Kepler de la NASA podría encontrar, antes que acabe el año, más de una docena de planetas con un tamaño entre el de la Tierra y el doble, algunos de los cuales podrían tener la estabilidad y las condiciones que permitirían que la vida se desarrolle.

    Andrew Knoll utilizó las lecciones que nos da la Tierra para trazar un "plano de diseño" de lo que puede requerir el desarrollo de inteligencia en otros mundos. Knoll cree que el aumento de la movilidad, los niveles de oxígeno y la depredación, junto con su necesidad de sofisticados sistemas sensoriales, la actividad coordinada y un cerebro, proveyeron los primeros pasos hacia la inteligencia. Un planteamiento parecido podría darse en otros planetas.

    Otras de las ponencias versaron sobre la búsqueda de planetas habitables, el desarrollo de vida artificial, el viaje humano a Marte y la idea de que la vida podría tener un componente de autodestrucción.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.news.harvard.edu/gazette/2009/05.07/11-universe.html


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 18 de Jun de 2009 - 01:10 PM   

Esta noticia la han leido 864 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +