Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
La ausencia de planetas donde debiera haberlos indica que cayeron a su sol
 
 


Durante las últimas dos décadas, los astrónomos han descubierto fuera de nuestro sistema solar cientos de planetas orbitando alrededor de estrellas. Una nueva investigación indica que el número de planetas descubiertos debiera haber sido mayor, pero que algunos de los planetas que según los modelos teóricos deberían existir en ciertas órbitas, que son detectables mediante los instrumentos actuales, y que no han sido hallados aún, nunca aparecerán porque han dejado de existir al caer a sus estrellas.


(NC&T) La idea de que las fuerzas gravitacionales puedan atraer un planeta hacia su estrella principal hasta hacerle caer a ella, ya ha circulado antes, pero ahora hay una evidencia de que algo así ya ha sucedido.

    Examinando detalladamente algunos rasgos existentes en otros sistemas solares, se puede comprobar que esa destrucción de planetas por precipitarse a sus estrellas ya ha pasado algunas veces.

    Los modelos digitales pueden mostrar en qué órbitas los planetas deberían circular en un sistema solar particular, pero las observaciones directas muestran que en algunos sistemas faltan planetas en zonas orbitales cerca de las estrellas donde los modelos dicen que deberían estar.

    La nueva investigación ha sido efectuada por Rory Barnes (Universidad de Washington), Brian Jackson y Richard Greenberg, estos dos del Laboratorio Lunar y Planetario en la Universidad de Arizona.

    El trabajo se ha centrado en planetas que están cerca de sus estrellas madre. Tales planetas pueden ser detectados de manera relativamente fácil mediante cambios en el brillo de la estrella cuando pasan delante de ésta durante un tramo de su órbita alrededor de ella.

    Sin embargo, esa cercanía entre planeta y estrella acarrea que se atraigan entre sí con gran fuerza. Aunque es la estrella la que posee un campo gravitatorio mayor, las características de sus capas externas facilitan que el planeta atraiga material de éstas, lo que se traduce en grandes mareas levantándose de la "superficie" gaseosa de la estrella.

    Las mareas distorsionan la forma de una estrella. Cuanto más grande sea la distorsión por las mareas, con más rapidez hará acercarse el planeta a la estrella.

    Las órbitas de estos planetas sometidos a un feroz tira y afloja con su estrella madre cambian muy lentamente, debiendo transcurrir decenas de millones de años antes de que esos cambios sean importantes. Pero al final, la órbita del planeta lo lleva lo bastante cerca de la estrella como para que la gravedad de ésta comience a despedazarlo.

    Por lo tanto, o el planeta será desmenuzado antes de tocar la superficie de la estrella, o, si aguanta lo suficiente la tensión estructural, será el calor lo que le destruya definitivamente cuando atraviese la atmósfera estelar.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://uwnews.org/article.asp?articleID=49159


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Jun de 2009 - 04:54 PM   

Esta noticia la han leido 609 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +