Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Los estereotipos sobre Galileo y la pugna entre religión y astronomía
 
 


Naciones de todo el mundo están celebrando el 2009 como el Año Internacional de la Astronomía, al cumplirse durante él los 400 años del primer uso científico relevante del telescopio, por Galileo Galilei.


(NC&T) Galileo es uno de los más grandes científicos en la historia humana. Albert Einstein le llamó "el padre de la física moderna y de la ciencia moderna en general", porque se percató, e hizo que el resto del mundo científico se percatase, de que "todo el conocimiento de la realidad comienza con la experiencia y termina en ésta".

    Galileo también es legendario por haber sido condenado como un hereje religioso al enseñar conocimientos científicos que contradecían a la doctrina de la iglesia.

    Richard Poss, de la Universidad de Arizona, estudia la historia de la astronomía como una disciplina humanística. Él investiga cómo artistas, escritores, músicos y arquitectos de cada época respondieron en sus trabajos al conocimiento astronómico.

    Con motivo de un curso titulado "La astronomía y las Artes", que comenzará a impartir muy pronto, y en el que trata sobre Galileo, Poss ha vuelto a relanzar la visión que en los últimos tiempos han sostenido diversos estudiosos de la vida y el trabajo del científico: Aunque ciertamente el insigne astrónomo tuvo problemas con la iglesia por defender ideas científicas que el tiempo se ha encargado de colocar en lo alto del saber humano, una buena parte de esos problemas tuvieron más que ver con su personalidad desafiante y quizás un tanto arrogante.

    Cuando Galileo comenzó con la publicación de sus descubrimientos astronómicos en su libro de 1610, y en otros escritos, las implicaciones de su trabajo irritaron profundamente a bastantes pensadores de su sociedad.

    Las evidencias aportadas por las observaciones de Galileo de que vivimos en un sistema solar "copernicano", o con el Sol como centro (heliocéntrico), dentro de un vasto universo, constituyeron un desafío para la postura de la iglesia a favor del geocentrismo.

    A Galileo se le prohibió por edicto eclesiástico, en 1616, enseñar la visión heliocéntrica de Copérnico sobre el universo como un hecho en sí, pero sí se le permitió que enseñara la idea como una hipótesis.

    Sin embargo, el campo principal de enfrentamiento con la iglesia derivó más de la cruzada política que Galileo puso en marcha para cambiar la política de la Iglesia Católica hacia el geocentrismo, y sobre todo, del modo en que la llevó a cabo.

    Para empezar, cayó en lo mismo en que caían sus detractores: Él esperaba que las personas aceptaran sus razonamientos basándose en su autoridad, de la misma manera en que los seguidores del modo medieval de entender el universo esperaban de él que aceptara el geocentrismo por la autoridad de Aristóteles. Algunas de las ideas científicas de Galileo, tales como su teoría sobre las mareas, y otras cosas, estaban sencillamente equivocadas. Pero Galileo insistía sobre ellas con la actitud de: "Yo soy el astrónomo del telescopio, yo sé que estoy en lo cierto, y ustedes tienen que aceptarlo". Bastantes de sus amigos se distanciaron de él por esta actitud.

    Y, lo que desató contra él las peores iras de la iglesia, fue su táctica de lanzar, de manera muy temeraria, ataques sarcásticos contra aquellos que se le oponían, creándose poderosos enemigos. Entre los blancos de sus fuertes ataques estuvo el propio Papa de Roma, en aquel entonces Urbano VIII.

    Las represalias hacia su conducta desafiante y arrogante acabaron alcanzándole y tuvo que enfrentarse a la Inquisición en 1633.

    Un estereotipo en particular, que Poss cuestiona especialmente, es la percepción común de que los dirigentes de la Iglesia eran supersticiosos y temerosos del conocimiento nuevo, y que no querían a nadie difundiendo las ideas de Copérnico. Poss sostiene que todos esos dirigentes sabían de la nueva astronomía y se la tomaban en serio. "Sabían que representaba un problema para la doctrina de la iglesia y que algo tenía que hacerse, pero estaban muy interesados en la astronomía. Los jesuitas tenían toda una tradición en el estudio de la astronomía", argumenta Poss.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=906:galileo-stereotype-is-only-part-of-the-truth&catid=34:astronomy&Itemid=34


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Mar de 2009 - 01:37 PM   

Esta noticia la han leido 641 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +