Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
El secreto de la fortaleza física de los chimpancés
 
 


Los chimpancés son más fuertes que los humanos; algunos investigadores creen que hasta cuatro veces más. Pero, ¿dónde está el secreto que hace que nuestros primos más cercanos entre los primates sean mucho más fuertes que nosotros? Una posible explicación es simplemente que los monos antropomorfos tengan músculos más potentes. De hecho, los biólogos han revelado que sí hay diferencias significativas en la arquitectura muscular entre los chimpancés y los humanos. Sin embargo, el biólogo Alan Walker, un experto en evolución y profesor de la Universidad Estatal de Pensilvania, piensa que los músculos son tan sólo una parte de la cuestión.


(NC&T) Walter plantea que a los humanos nos puede faltar la fuerza de los chimpancés porque nuestro sistema nervioso ejerce mayor control sobre nuestros músculos. Nuestro excelente control motor nos impide realizar proezas físicas que requieran de una fuerza enorme, pero, a cambio, nos permite llevar a cabo tareas delicadas y de muy elevada precisión, que sólo son realizables por humanos.

    La hipótesis de Walker se sustenta en parte en un descubrimiento de la primatóloga Ann MacLarnon. Ésta demostró que proporcionalmente a la masa corporal, los chimpancés tienen mucha menos materia gris en su médula espinal que los humanos. La materia gris de la médula espinal contiene un gran número de neuronas motoras, células nerviosas que se conectan con las fibras musculares y regulan el movimiento de los músculos.

    Walter argumenta que la presencia de una mayor cantidad de materia gris en los humanos significa mayor cantidad de neuronas motoras. Y tener más neuronas motoras significa más control muscular.

    Nuestras neuronas motoras extra nos permiten activar porciones más pequeñas de nuestra musculatura en un momento dado. Podemos poner en movimiento sólo unas pocas fibras musculares para tareas delicadas como enhebrar una aguja y, si es necesario, activar más fibras para llevar a cabo tareas que necesiten más fuerza.

    En los chimpancés, sin embargo, como tienen menos neuronas motoras, cada neurona activa un número mayor de fibras musculares. Por tanto, el uso de un músculo para el chimpancé se convierte en un asunto de todo o nada. Como resultado, los chimpancés a menudo terminan empleando más musculatura de la que realmente necesitan.

    Y esa es la razón principal, según Walker, de que los simios exhiban una fuerza física tan grande en comparación con los humanos.

    Además del excelente control motor, Walker sospecha que los humanos podríamos también tener un límite neurológico de cantidad de fibra muscular usada en cada ocasión. Sólo bajo circunstancias muy extrañas se sobrepasan estos límites, por ejemplo, en los casos registrados de sujetos ante situaciones límite, en las que son capaces de proezas físicas como levantar un automóvil para liberar a víctimas atrapadas tras un accidente.


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 14 de May de 2009 - 11:52 AM   

Esta noticia la han leido 13014 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +