Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Resucitar una especie de tortuga mediante la cría selectiva de especímenes con cierta ascendencia
 
 


Gracias a los datos genéticos recogidos de huesos guardados en varias colecciones de museos, un equipo internacional de investigadores, dirigidos por científicos de la Universidad Yale, cree que es posible resucitar a una especie de tortugas que fueron víctimas de la caza hasta su extinción por parte de balleneros que visitaban las Islas Galápagos a principios del siglo XIX, antes de que Charles Darwin hiciera su famosa visita.


    (NC&T) Un análisis genético de 156 tortugas que viven en cautividad, y el ADN tomado de los restos de especímenes de la ya extinta Chelonoidis elephantopus, han revelado que nueve de esas tortugas vivientes son descendientes de miembros de la especie desaparecida, que en su día tuvo su hogar en la Isla Floreana, en las Galápagos. Con unas pocas generaciones, un programa de cría selectiva entre estas tortugas con ascendencia de la especie extinta podría revivir a la especie C. elephantopus. Así lo cree la investigadora Adalgisa Caccone, del departamento de ecología y biología evolutiva de la Universidad Yale y coautora del estudio.

    En 2007, Caccone y otros descubrieron parientes genéticos de "Lonesome George" ("Solitario George”), el último superviviente conocido de otra especie de tortuga de las Galápagos e icono del movimiento de conservación. El equipo considera que los híbridos genéticos similares viviendo en cautividad en las Islas Galápagos descienden de tortugas que fueron capturadas por los balleneros como alimento futuro, pero que luego fueron arrojadas al mar para hacer espacio en sus barcos con el fin de acomodar una carga más lucrativa: grasa de ballena. Estas tortugas nadaron entonces hacia las islas cercanas y se aparearon con tortugas nativas del lugar. La topografía plana de la Floreana la convirtió en un sitio popular en el que los balleneros se detenían para atrapar tortugas con las que alimentarse, haciendo que la C. elephantopus desapareciera.

    La comparación de los datos genéticos de los restos de tortugas muertas en los museos con los bancos de datos sobre secuencias de ADN de las tortugas vivas ha permitido identificar a los parientes de los animales extintos. Sin embargo, se tardará al menos cuatro generaciones de cría selectiva (unos 100 años) en conseguir que un miembro genéticamente "puro" de C. elephantopus "vuelva a la vida".

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:

Yale University


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 20 de Feb de 2010 - 08:12 PM   

Esta noticia la han leido 828 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +