Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Nuestra galaxia no sera destruida por colisiones con otras cercanas
 
 


Desde casi los inicios de la astronomía intergaláctica como tal, una pregunta sin respuesta clara ha sido la de si algún día una colisión con nuestras galaxias vecinas enanas, las más cercanas a la nuestra, destrozará el disco de la Vía Láctea. Este destino catastrófico es poco probable, como sugiere ahora un nuevo estudio.


(NC&T) Aunque los astrónomos saben que tales colisiones probablemente han ocurrido en el pasado, las nuevas simulaciones por ordenador muestran que en vez de destruir una galaxia, estas colisiones "hinchan" el disco galáctico, particularmente alrededor de los bordes, y producen estructuras llamadas anillos estelares.

    El descubrimiento resuelve dos misterios: el destino probable de la Vía Láctea a manos de sus galaxias satélite, de las cuales la Gran Nube de Magallanes y la Pequeña son las más masivas (si bien ambas galaxias son más pequeñas que la nuestra) y el origen de sus bordes hinchados, un tipo de rasgo estructural galáctico que los astrónomos han visto en todas partes del universo.

    Los resultados del estudio indican que la misteriosa materia oscura, que constituye la mayor parte de la masa del universo, interviene en esta clase de interacciones entre galaxias.

    Los astrónomos creen que todas las galaxias están inmersas en halos masivos y extendidos de materia oscura, y que las más grandes yacen en las intersecciones de filamentos de materia oscura, que forma una especie de telaraña gigantesca en nuestro universo. Las galaxias satélite más pequeñas fluyen a lo largo de los hilos de la telaraña, y son atraídas a orbitar alrededor de grandes galaxias como nuestra Vía Láctea.

    Stelios Kazantzidis, astrónomo de la Universidad de Ohio, y sus colegas, realizaron detalladas simulaciones por ordenador sobre formación de galaxias, para determinar lo que pasaría si una galaxia satélite (como la Gran Nube de Magallanes y su materia oscura asociada) colisionara con una galaxia espiral como la nuestra.

    Sus conclusiones son que la galaxia satélite se fragmentaría gradualmente, al tiempo que su gravedad remodelaría los bordes de la Vía Láctea.

    Los resultados de este estudio debieran por tanto tranquilizar a cualquiera que hubiera temido que nuestros vecinos galácticos y la materia oscura asociada a ellos acabasen destrozando el disco de nuestra galaxia, aunque de todos modos esa hipotética catástrofe no podría suceder hasta dentro de varios miles de millones de años.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://researchnews.osu.edu/archive/dmgalaxy.htm


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 13 de Oct de 2009 - 11:42 AM   

Esta noticia la han leido 614 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +