Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
La gran oxidación ¿fue causada por una escasez mortal de níquel?
 
 


La atmósfera original de la Tierra contenía muy poco oxígeno. Pero esa situación empezó a cambiar hace alrededor de 2.400 millones de años, cuando los niveles de oxígeno aumentaron de manera espectacular durante lo que los científicos llaman "La Gran Oxidación". La causa de este evento ha venido desconcertando a los científicos, pero ahora un equipo de investigadores ha encontrado señales en rocas sedimentarias antiguas de que ese fenómeno podría estar vinculado a una marcada disminución en los niveles de níquel disuelto en el agua de mar.


    (NC&T) La Gran Oxidación es lo que cambió irreversiblemente el medio ambiente en la superficie de la Tierra y finalmente hizo posible la vida compleja. Fue un punto decisivo en la evolución de nuestro planeta y, con este nuevo estudio, los científicos están un paso más cerca de averiguar cómo ocurrió exactamente.

    Los investigadores, dirigidos por Kurt Konhauser de la Universidad de Alberta en Edmonton, y con la participación de Dominic Papineau, del Laboratorio Geofísico del Instituto Carnegie, analizaron la composición en elementos traza de las rocas sedimentarias conocidas como formaciones de hierro en bandas, o BIFs (por sus siglas en inglés), de docenas de ubicaciones diferentes del mundo, con edades comprendidas entre 550 millones de años y 3.800 millones. Las formaciones de hierro en bandas son depósitos únicos dejados por el agua, y presentes por regla general en estratos rocosos sumamente viejos, que se formaron antes de que la atmósfera o los océanos contuvieran abundante oxígeno. Como su nombre implica, están formados por bandas alternas de minerales de hierro y de silicatos. También contienen cantidades pequeñas de níquel y otros elementos traza (elementos que se encuentran sólo en cantidades ínfimas, más a modo de vestigios que de ingredientes significativos).

    El níquel existe en los océanos de hoy en cantidades ínfimas, pero era hasta 400 veces más abundante en los océanos primigenios de la Tierra. Los microorganismos que producen metano, llamados metanógenos, crecen en tales ambientes, y el metano que liberaban a la atmósfera pudo haber evitado la acumulación del oxígeno. Un fuerte descenso en la concentración de níquel habría conducido a una escasez mortal para los microorganismos metanógenos, los cuales debían depender de enzimas basadas en el níquel para sus procesos metabólicos fundamentales. Las algas y otros organismos que liberan oxígeno durante la fotosíntesis emplean enzimas diferentes, de modo que la escasez de níquel les habría afectado menos. Por consiguiente, habrían disminuido los niveles atmosféricos de metano, apareciendo las condiciones idóneas para el aumento del oxígeno.

    Los investigadores descubrieron que los niveles de níquel en las BIFs comenzaron a disminuir hace alrededor de 2.700 millones de años, y que hace unos 2.500 millones de años los niveles eran ya de aproximadamente la mitad de su valor anterior. La cronología concuerda muy bien. La disminución del níquel pudo haber preparado el escenario para la Gran Oxidación.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.ciw.edu/news/did_nickel_famine_trigger_great_oxidation_event


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 18 de May de 2009 - 11:09 AM   

Esta noticia la han leido 956 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +