Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Vinculo entre la erosión del Himalaya y la intensidad de los monzones
 
 


A lo largo de la historia, los destinos cambiantes de las sociedades humanas en Asia han estado vinculados a las variaciones de la precipitación resultante de los monzones estacionales. Un nuevo estudio indica que las diferencias en el clima de monzón sobre escalas de tiempo más largas también influyeron en la evolución de la cadena montañosa del Himalaya, la más alta del mundo.


(NC&T) El clima sobre gran parte de Asia está dominado por los vientos estacionales.

    Los monzones surasiáticos y asiático-orientales son responsables de la mayor parte de la lluvia en estas regiones. Aunque la época en que se establecieron estos patrones monzónicos es desconocida, muchos indicios sugieren que aparecieron por primera vez hace por lo menos 24 millones de años.

    El nuevo estudio usa datos geoquímicos de un núcleo de sedimento extraído del fondo del Mar de China Meridional para establecer un registro del clima del monzón de Asia oriental durante ese intervalo de tiempo.

    Los componentes del sedimento de este núcleo provienen de la erosión del área de drenaje del Río Perla en China, según Peter Clift, geólogo en la Universidad de Aberdeen en Escocia y autor principal del estudio. "Su química registra a través del tiempo la intensidad relativa de la erosión química en un área que recibió la mayor parte de su precipitación de las tormentas monzónicas de Asia Oriental".

    Muchos investigadores creen que un ascenso geológicamente "abrupto" de la Meseta Tibetana, la región elevada más grande del mundo (con una elevación media de más de 4.000 metros), hace de 8 a 10 millones de años, causó una intensificación significativa del clima monzónico.

    Los datos del Mar de China Meridional no apoyan esa interpretación.

    El patrón en el núcleo de sedimento indica un aumento sostenido en la intensidad del monzón asiático oriental hace entre 23 y 10 millones de años, seguido de un debilitamiento sostenido hasta hace aproximadamente 4 millones de años.

    Después de eso, la intensidad empezó a aumentar una vez más. La implicación resultante es que o bien el ascenso de la meseta no fue tan abrupto como podría haberse pensado, o bien un ascenso abrupto de la meseta hace de 8 a 10 millones de años causó un cambio en los patrones de precipitación que no se registró en Asia Oriental.

    Otro punto polémico es el relacionado con el grado de acoplamiento entre los monzones asiáticos del sur y del este. ¿Podría uno de ellos haber variado en intensidad de manera diferente al otro?

    El equipo de investigación comparó el registro del Mar de China Meridional con los registros sedimentarios, menos completos, del Mar de Arabia y el Golfo de Bengala, que contienen sedimentos procedentes del Himalaya donde el aporte principal a la lluvia proviene de las tormentas de monzón surasiáticas.

    La correlación más interesante fue encontrada cuando se realizó una comparación entre los registros sedimentarios y los patrones de las edades de enfriamiento en el Himalaya.

    Las recopilaciones de edades de enfriamiento, obtenidas por Kip Hodges (Universidad Estatal de Arizona) y otros investigadores, muestran que los períodos de alta intensidad del monzón asiático oriental concuerdan perfectamente con patrones de las edades de enfriamiento, implicando ello una relación entre la intensidad del monzón y la erosión en el Himalaya.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=676:sedimentary-records-link-himalayan-erosion-rates-and-monsoon-intensity-through-time&catid=41:geology&Itemid=61


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Mar de 2009 - 01:59 PM   

Esta noticia la han leido 616 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +