Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
El efecto protector del Hidrógeno en cementerios nucleares
 
 


Cuando el combustible nuclear empobrecido en Suecia sea almacenado de manera permanente, estará protegido por tres barreras diferentes. Aún cuando todas fueran dañadas, el combustible nuclear no se disolvería en el manto freático, según un nuevo estudio de la Universidad Chalmers de Tecnología, en Suecia.


(NC&T) Pronto será anunciado dónde serán enterrados para siempre estos desechos nucleares. El debate previo no sólo ha abarcado el dónde sino también el cómo, ya que existe inquietud sobre la seguridad real de los métodos a emplear en el almacenamiento final, sobre todo en lo que se refiere a las tres barreras que se pretende usar para impedir que el material radioactivo se filtre hacia el manto freático circundante.

    Pero según el nuevo estudio, el uranio no debiera disolverse en el agua aunque las tres barreras fallen.

    "Éste es un resultado de lo que llamamos el Efecto Hidrógeno", explica Patrik Fors. "El Efecto Hidrógeno se descubrió en el 2000. Es un potente efecto que no se tuvo en cuenta cuando se comenzaba a planear el almacenamiento permanente, y ahora he demostrado que es aún más poderoso de lo que se pensó al principio".

    El Efecto Hidrógeno se puede predecir gracias a la existencia de cantidades grandes de hierro en relación con el combustible nuclear. En el método sueco de almacenamiento definitivo, la primera barrera consiste en una cápsula de cobre reforzada con hierro. La segunda barrera se hace de arcilla bentonita, y la tercera son 500 metros de lecho de roca de granito.

    Se sabe que los microorganismos y ciertos minerales en las rocas consumirán todo el oxígeno en las aguas subterráneas del lugar. Si las tres barreras fueran dañadas, el hierro de la cápsula sería corroído de manera anaerobia por el agua, produciéndose grandes cantidades de hidrógeno en el proceso. En su almacenamiento final a una profundidad de 500 metros, se crearía una presión de hidrógeno de por lo menos 5 megapascales.

    Patrik Fors ha reproducido estas condiciones en el laboratorio y ha examinado tres tipos diferentes de combustible nuclear empobrecido. Todos los ensayos han mostrado que el hidrógeno impide que el combustible se disuelva en el agua, a pesar incluso de la tendencia de los combustibles muy radiactivos a crear un ambiente corrosivo en el agua como resultado de su radiación. La causa del efecto de protección es que el hidrógeno impide que el uranio se oxide tornándose líquido.

    Además, el hidrógeno hace que el uranio oxidado que ya exista en forma líquida en el agua cambie a un estado sólido. El resultado de los análisis indica que la cantidad de uranio disuelta en el agua, después de experimentos que duraron varios años, era más baja que los niveles naturales encontrados en el manto freático sueco.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.vr.se/


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 22 de May de 2009 - 12:03 PM   

Esta noticia la han leido 1006 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +