Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Los monos reflexionan sobre las decisiones que han tomado
 
 


En un estudio sobre monos participantes en un juego en el que sus elecciones conducían a buenos premios o a regalos de escaso interés, se ha comprobado que sus cerebros registran las oportunidades perdidas y que ello les conduce a aprender de sus errores.

(NC&T) Ésta es la primera evidencia de que los monos, como las personas, tienen pensamientos del tipo de "habría hecho", "podría haber hecho", "debería haber hecho". Ben Hayden, investigador del Centro Médico de la Universidad Duke, autor principal del estudio, y su equipo, observaron las neuronas individuales en una región del cerebro conocida como la corteza cingulada anterior, que supervisa las consecuencias de las acciones y actúa como mediadora de los cambios resultantes en la conducta. Los monos seleccionaban opciones que producían cantidades diferentes de jugo como premio. El tipo de juego era bastante parecido al de numerosos concursos televisivos, con los investigadores ofreciendo a los monos una serie de opciones de un conjunto oculto de premios. Durante cada prueba, los monos escogieron uno de ocho cuadrados blancos idénticos colocados en un círculo. Se revelaba entonces un color bajo el blanco del cuadrado y el mono recibía el premio correspondiente. Durante muchas semanas, los monos fueron entrenados para asociar un premio de alto valor con el color verde, y de bajo valor para los otros colores. Después de recibir un premio, al mono también se le mostraban los premios que había perdido. Lo que los investigadores vieron fue que las neuronas de la corteza cingulada anterior respondían de manera proporcional al premio; un premio mayor producía una respuesta mayor. También encontraron que estas mismas neuronas respondían cuando los monos veían lo que habían perdido. La mayoría de estas neuronas de la corteza cingulada anterior respondían de la misma forma a un premio real o imaginario. Para medir cómo estas respuestas podrían ayudar a aprender al mono, los investigadores mantuvieron el premio mayor en la misma posición durante el 60 por ciento del tiempo, o lo movieron una posición en el sentido de las agujas del reloj, por lo que resultaba plausible que un mono pudiera percatarse de ese patrón y aprender a aprovecharlo. Y, ciertamente, los monos escogieron más a menudo sus objetivos cerca de las potenciales ubicaciones de alto valor que de las cercanas a ubicaciones de bajo valor, concretamente en un 37,7 por ciento, frente a un 16,7 por ciento. Esto indica que ellos entendían la relación entre el objetivo de alto valor en la sesión terminada del juego y su probable ubicación en la siguiente sesión. Los monos aprendieron a reconocer el patrón y escogieron el valor alto más a menudo que por casualidad. -ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET: http://www.dukemedicine.org


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 19 de Jun de 2009 - 08:16 PM   

Esta noticia la han leido 762 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +