Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Solo una pequeña diferencia genética impide que la nicotina devaste las células musculares
 
 


Una pequeñísima mutación genética es la clave para comprender por qué la nicotina, que se une a los receptores del cerebro con tan adictiva potencia, carece de ese poder en las células musculares, en las cuales abunda el mismo tipo de receptor. Esa es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de California (Caltech).


(NC&T) Por su poder, la nicotina debiera actuar sobre los músculos provocando a corto plazo parálisis o incluso la muerte, ya que, tal como explica Dennis Dougherty, profesor de Química en el Caltech y uno de los principales miembros del equipo de investigación, el receptor al que la nicotina se enlaza en las neuronas se encuentra en grandes cantidades en las células musculares. Si la nicotina se enlazara con los receptores de las células musculares, causaría la contracción de los músculos con una fuerza tal que el resultado probablemente sería fatal.

    Obviamente, las estadísticas sobre el tabaquismo demuestran que eso no ocurre. Y la pregunta de por qué no sucede ha estado sin respuesta hasta ahora.

    Los científicos sabían que alguna diferencia sutil debía ser la responsable, pero no había sido posible encontrarla hasta ahora.

    La diferencia radica en una sutil distorsión en la estructura del receptor de la acetilcolina en las células musculares, una distorsión que no se da en las células cerebrales.

    Esta distorsión y su consecuencia pueden compararse a las posibilidades de unión entre un tornillo y una tuerca. Si la tuerca es la correcta y está en buenas condiciones, el tornillo quedará sujeto con firmeza en ella. Si la tuerca no es válida, el tornillo no podrá afianzarse. En el símil, la nicotina no puede atornillarse en las tuercas de las células musculares pero sí en cambio en las de las células cerebrales.

    El hallazgo de Dougherty y su equipo podría conducir algún día a mejores medicamentos para combatir la adicción a la nicotina y otros trastornos neurológicos.


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 05 de May de 2009 - 12:19 PM   

Esta noticia la han leido 826 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +