Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Primeras observaciones directas de partículas biológicas en nubes a gran altura
 
 


Un equipo de químicos atmosféricos ha logrado, por primera vez en la historia, la detección directa de partículas biológicas dentro de las nubes de agua congelada. El equipo, dirigido por Kimberly Prather y Kerri Pratt del Instituto Scripps de Oceanografía, perteneciente a la Universidad de California en San Diego, tomó muestras de residuos de cristales de hielo y gotas de agua a altas velocidades mientras volaba a través de las nubes sobre Wyoming. El análisis de los cristales de hielo ha revelado que las partículas que sirvieron de núcleo para su crecimiento consistían casi por completo en partículas de polvo o de material biológico, como bacterias, esporas de hongos y tejidos vegetales.


(NC&T) Aunque se ha sabido desde hace mucho tiempo que los microorganismos pueden transportarse por el aire y viajar a grandes distancias, éste es el primer estudio en el que se consigue obtener directamente datos de cómo actúan para influir en la formación de nubes.

    Los efectos de las partículas aéreas diminutas, llamadas aerosoles, en la formación de las nubes, han sido uno de los aspectos de la meteorología y del clima a largo plazo más difíciles de comprender para los científicos.

    En la ciencia del cambio climático, que basa muchas de sus proyecciones en las simulaciones informáticas de fenómenos climáticos, las interacciones entre los aerosoles y las nubes representan lo que científicos consideran la mayor incertidumbre en las predicciones modeladas para el futuro.

    Al tomar muestras de las nubes en tiempo real desde un avión, estos investigadores pudieron conseguir información sobre las partículas de hielo en las nubes con un nivel de detalle sin precedentes. Determinando la composición química de los núcleos de partículas de hielo individuales, descubrieron que tanto el polvo mineral como, sorprendentemente, las partículas biológicas, desempeñan un papel fundamental en la formación de nubes.

    Los aerosoles, abarcando desde el polvo, el hollín, y la sal marina, hasta materiales orgánicos, algunos de los cuales viajan miles de kilómetros, forman los esqueletos de las nubes.

    Alrededor de estos núcleos, el agua y el hielo en la atmósfera se condensan y crecen, conduciendo a las precipitaciones. Los científicos están tratando de entender cómo se forman los núcleos, ya que las nubes desempeñan un papel crítico en el enfriamiento de la atmósfera y en los procesos regionales de precipitación.

    Los resultados del estudio sugieren que las partículas biológicas que se elevan en el aire por las tormentas de polvo ayudan a inducir la formación de hielo en las nubes, y que su región de origen impone diferencias. Las evidencias sugieren cada vez más que el polvo transportado desde Asia podría estar influyendo en las precipitaciones de América del Norte, por ejemplo.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.nsf.gov/news/news_summ.jsp?org=NSF&cntn_id=114802&preview=false


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 18 de Jun de 2009 - 01:10 PM   

Esta noticia la han leido 645 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +