Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Fuerte nepotismo en algunas bacterias
 
 


Las bacterias de una especie que depende de la cooperación para sobrevivir son, sin embargo, muy selectivas a la hora de escoger socios de su especie. Deben tener un parentesco muy estrecho.


(NC&T) Así lo ha constatado un equipo de científicos de la Universidad de Indiana en Bloomington y del Centro para la Ecología Terrestre de los Países Bajos. Estos investigadores han comprobado que las células de Myxococcus xanthus pueden reconocer, las unas en las otras, diferencias genéticas muy sutiles, tanto que incluso para los científicos que las estudian no es fácil detectar tales diferencias.

    Esta investigación también proporciona pruebas adicionales de que la cooperación en la naturaleza muchas veces se hace a regañadientes y por pura necesidad.

    En algunos microbios sociales, la cooperación tiene lugar principalmente entre células idénticas o muy similares, como un modo de competir contra individuos sin mucho parentesco y que están agrupados en otras unidades cooperativas. Esto difiere de los humanos, quienes, en comparación con las bacterias, estamos más dispuestos a cooperar con personas sin parentesco con nosotros, además de hacerlo con familiares cercanos. En las Myxococcus xanthus, la cooperación parece estar sumamente restringida.

    La Myxococcus xanthus es una bacteria que habita en el suelo y se alimenta de otros microbios a los que mata mediante la secreción de compuestos digestivos y tóxicos. Cuando se agota el alimento, las células se aglomeran e intercambian señales químicas para formar cuerpos fructificantes multicelulares cooperativos. Algunas de las células crean la estructura del cuerpo fructificante, mientras que otras células se dedican a dar lugar a esporas con el objetivo de sobrevivir a las duras condiciones.

    Gregory Velicer, biólogo de la mencionada universidad, y quien lideró la nueva investigación, descubrió en experimentos anteriores realizados junto a Francesca Fiegna, que cuando se mezclaban cepas diferentes de Myxococcus provenientes de diferentes lugares de la Tierra, el número de esporas producidas era mucho menor. Esto indicó que esta bacteria social había divergido en muchas variedades socialmente poco compatibles.

    En el nuevo estudio, Velicer y Michiel Vos emparejaron cepas de Myxococcus provenientes de muestras de suelo tomadas de puntos separados sólo por unos centímetros de distancia, para ver si se comportaban cooperativa o competitivamente.

    Los científicos encontraron que algunos pares de cepas, que provenían del mismo pedazo de suelo y que eran casi idénticas genéticamente, habían no obstante divergido lo suficiente como para que ello inhibiera de manera significativa la capacidad de cada una de hacer esporas.

    En general, sin embargo, los científicos encontraron que la competencia era menos intensa entre los pares de cepas de lugares separados por centímetros de distancia que entre los pares de bacterias provenientes de lugares más distantes uno de otro.

    Estos resultados indican que la divergencia social puede evolucionar muy rápidamente dentro de las poblaciones de bacterias, y que el aislamiento geográfico puede incrementar esta divergencia.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
Indiana University


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 05 de Feb de 2010 - 12:36 PM   

Esta noticia la han leido 559 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +