Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
La actividad de unos microbios limpiadores genera un calor excesivo para ellos
 
 


Mientras investigaba formas de descontaminar aguas subterráneas, un equipo de investigadores de la CSIRO examinó cómo los microbios descomponen sustancias contaminantes en el subsuelo y ha descubierto que las temperaturas del mismo asociadas a la degradación microbiana pueden volverse demasiado calientes para que los microbios sean capaces de crecer y de consumir los productos contaminantes de las aguas subterráneas. Esto puede reducir la velocidad de la descontaminación de tales aguas e incluso permitir que prosiga la propagación de la polución.


(NC&T) El hallazgo implica que ahora hay que replantearse el modo en que se diseñan los sistemas de tratamiento de aguas subterráneas.

    Los investigadores estaban analizando cómo las temperaturas del subsuelo podrían servir como un indicador del proceso de degradación microbiano asociado a la técnica de inyectar aire en aguas subterráneas contaminadas para potenciar la reducción de los agentes contaminantes.

    Los productos polucionantes son "alimento" para los microbios, y el oxígeno en el aire les ayuda a liberar la energía del alimento de modo que puedan usarla en su metabolismo y proliferar, consumiendo así más sustancias contaminantes y deteniendo la propagación de la polución.

    Las observaciones en capas con gasóleo (diesel) mostraron temperaturas tan altas como 47 grados centígrados a 3,5 metros bajo tierra.

    Esto está cerca de la temperatura máxima, 52 grados centígrados, tolerada por la comunidad de los microorganismos que viven de forma natural en el subsuelo a esta profundidad, y dentro del rango de temperaturas en el que se suprime su crecimiento.

    Añadir nutrientes al terreno también puede ayudar al crecimiento de la comunidad de microorganismos.

    Sin embargo, las modelaciones mediante ordenador confirman que cualquier intento de aumentar más la degradación de las sustancias contaminantes mediante la adición de nutrientes tiene el riesgo de incrementar las temperaturas por encima del máximo tolerado para continuar con el crecimiento microbiano.

    Colin Johnston, de la CSIRO, advierte que, a pesar de que al aumentar el flujo de aire se reducirían las temperaturas y se superarían estas limitaciones, se necesita alcanzar un equilibrio muy fino entre ambas cosas, ya que el aire inyectado puede generar vapores peligrosos que perjudiquen a los microorganismos y conduzcan a emanaciones gaseosas no deseadas.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization (CSIRO)


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 26 de Oct de 2009 - 11:54 AM   

Esta noticia la han leido 678 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +