Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Los factores hidrológicos que promueven las mareas rojas
 
 


No muy alejado de la superficie de los océanos, el diminuto fitoplancton que en su rutina diaria nada hacia arriba, en dirección a la luz matutina, se topa a veces con una brusca variación en las corrientes marinas que tiene como consecuencia que millones de estos organismos unicelulares queden atrapados en una estrecha franja de agua hasta que un cambio en el viento o en las mareas altera esas corrientes y los libera.


(NC&T) Los científicos ya saben de la existencia de estas finas capas de criaturas unicelulares y de sus gigantescas ramificaciones ecológicas, pero, hasta ahora, se sabía muy poco sobre los mecanismos responsables de su formación.

    La explicación que unos investigadores del MIT y de la Universidad de Arizona han elaborado sobre cómo se forman estas comunes pero sorprendentemente densas películas de fitoplancton, ha llevado a la comunidad científica un paso más cerca de poder predecir las peligrosas proliferaciones masivas de algas, de las cuales un ejemplo bien conocido es el de las mareas rojas. El trabajo abre también nuevas perspectivas sobre otros fenómenos, como la acción depredadora que organismos más grandes ejercen sobre estas concentraciones.

    El fitoplancton es increíblemente pequeño. Pero a pesar de su tamaño, estos organismos desempeñan un papel crucial en el medio ambiente: Constituyen la base de la red alimentaria marina, y producen una considerable parte del oxígeno del planeta. Muchas especies pueden nadar, pero este hecho suele ser obviado por los investigadores, porque el fitoplancton es muy lento en comparación con las corrientes oceánicas. Sin embargo, en el nuevo estudio los investigadores han demostrado que la capacidad de estos organismos para moverse de manera espontánea y activa puede tener un papel crucial al concentrarlos en densas muchedumbres, en forma de finas capas.

    El estudio clarifica cómo las capas adyacentes de agua que se mueven a diferentes velocidades producen un flujo que atrapa al fitoplancton que nada en ellas. Estas capas suelen formarse a una profundidad máxima de 50 metros, y pueden tener grosores que van desde unos pocos centímetros hasta un par de metros, extendiéndose horizontalmente hasta varios kilómetros, y persistiendo durante horas, días o incluso semanas.

    Dependiendo de las características de cada especie de fitoplancton, puede ocurrir que los ejemplares de una especie queden atrapados en una de esas corrientes y no los de otras especies. Y esto puede conducir a concentraciones considerables de organismos de una misma especie.

    Cuando una especie tóxica de fitoplancton queda atrapada en una de estas capas, esa capa puede sufrir una dañina proliferación de algas, una explosión demográfica en la población de fitoplancton tóxico que enferma o mata a los animales más grandes que se alimenten de esas células. Las dañinas proliferaciones masivas de algas son una fuente constante de preocupaciones sociales y económicas, sobre todo cerca de las áreas costeras, porque se están produciendo con una frecuencia cada vez mayor, y causan graves pérdidas para el sector pesquero en todos los mares.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=1061:mit-research-could-help-predict-red-tide&catid=36:biology&Itemid=56


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 07 de Apr de 2009 - 08:50 AM   

Esta noticia la han leido 919 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +