Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
La reforma de la Directiva comunitaria sobre la protección de animales utilizados en investigaciones suscita debate
 
 


La Fundación Europea de la Ciencia (ESF) ha instado a las instituciones europeas a reconsiderar algunos puntos fundamentales de la propuesta de reforma de la Directiva que regula la utilización de animales en investigaciones. La reforma de la Directiva, que fue propuesta por la Comisión a finales de 2008, se debatirá en el Parlamento Europeo en las próximas semanas.

En 1986, el Consejo Europeo adoptó la Directiva 86/609/CEE respecto a la protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos con la intención de armonizar el tratamiento de los animales que se utilizan en investigaciones científicas en todo el territorio de la UE. Entre los distintos aspectos contemplados, la directiva establecía unos requisitos mínimos en cuanto a alojamiento y cuidados, y exigía a los investigadores utilizar alternativas a los experimentos con animales siempre que fuese posible. Una parte de la Directiva fomentaba el desarrollo de métodos alternativos a las pruebas con animales, lo que se tradujo en la creación del Centro Europeo para la Validación de Métodos Alternativos (CEVMA) en 1991.

Dado que las disposiciones de la Directiva dejaban margen a la interpretación y que ésta no se pronunciaba sobre procesos de revisión ética ni para la autorización obligatoria de los experimentos, se hizo necesaria una reforma. En 2002, la Comisión Europea comenzó este proceso y encargó una evaluación de impacto preliminar. A continuación, un grupo de trabajo de expertos técnicos elaboró un estudio, la Comisión Técnica Científica de Salud y Bienestar de los Animales emitió un dictamen científico y en 2006 se llevó a cabo una consulta entre agentes públicos implicados.

Los resultados se integraron en la propuesta de reforma, que establece una serie de directrices estrictas, especialmente en lo que se refiere a la utilización de primates no humanos con fines experimentales. Con la reforma también se pretende incorporar una serie de principios a instancias de la comunidad científica que se conocen como «las tres R»: reducir, refinar y reemplazar. Concretamente, la legislación insta a los científicos a utilizar, siempre que sea posible, la información existente con el fin de reducir la duplicación de experimentos.

Un grupo de expertos de los Consejos Europeos de Investigación Médica de la ESF ha elaborado un documento de posición respecto a la reforma propuesta en el que se sugiere a los legisladores que reconsideren varios puntos. En el informe destacan su preocupación respecto a tres aspectos: la investigación fundamental con primates no humanos, la puesta en común de información para evitar la duplicación innecesaria y el fomento de las tres R.

En la propuesta se establece que no se deberían utilizar primates no humanos en procedimientos experimentales a excepción de aquellos cuyo objeto sea evitar, prevenir, diagnosticar o tratar enfermedades humanas mortales o debilitantes. También se estipula la necesidad de justificación científica, esto es, que el objetivo del experimento no se pueda alcanzar utilizando otras especies que no sean primates no humanos.

«La cuestión de si una especie requiere una especial protección no debería juzgarse únicamente en función de su relación con los humanos, sino de su sufrimiento potencial», según declara el Grupo de Expertos. Son precisamente las características que hacen que otros primates se asemejen a los humanos las que les confieren una especial importancia para las investigaciones cuya finalidad es trasladar los hallazgos básicos a la investigación clínica. Los chimpancés, por ejemplo, desempeñan una función esencial en el desarrollo de la vacuna de la hepatitis C porque son los únicos primates además de los humanos que padecen esta enfermedad.

La prohibición total de la experimentación fundamental con grandes primates, según argumenta el Grupo de Expertos, «supondrá el fin de toda iniciativa futura de investigación fundamental en la UE, lo que podría tener consecuencias desastrosas para la cura de enfermedades que afectan exclusivamente a humanos y otros primates evolucionados.»

En el comunicado se afirma que «desde su postura crítica, el Grupo de Expertos sostiene firmemente que el Artículo 8, Párrafo 1 debería modificarse para que pueda proseguir la investigación fundamental con primates no humanos.»

El Grupo de Expertos se mostró de acuerdo con que la puesta en común de información es importante para evitar la duplicación innecesaria de experimentos con animales. Sin embargo, esto podría plantear un problema en el caso de la investigación básica, campo éste en que la información no ha sido validada. En las primeras fases de investigación es importante repetir algunos experimentos para poder confirmar los primeros resultados. Se sugirió una mejora de la Directiva en este sentido.

En lo que se refiere a la adopción de las nuevas disposiciones, el grupo destacó la importancia de la existencia de un marco temporal claro y bien definido. El grupo planteó que se estableciese un límite máximo de noventa días para la revisión de las investigaciones propuestas para evitar un retraso excesivo a causa de los trámites burocráticos.

Respecto a las tres R, el Grupo de Expertos considera que la nueva Directiva debería hacer más hincapié en su importancia. Según sus declaraciones, «la comunidad científica se toma en serio su obligación de progresar e implantar conocimientos actualizados en relación a las tres R.» En la actualidad los laboratorios no cuentan con suficientes métodos alternativos a la utilización de primates; según apunta el Grupo de Expertos, se deberían redoblar los esfuerzos para desarrollar nuevos métodos.

«Esperamos que el consenso alcanzado en el seno de la comunidad investigadora a nivel paneuropeo contribuya a proteger a los animales que se utilizan con fines científicos y permita al mismo tiempo el avance continuo de la investigación médica con el fin de mejorar la salud y   el bienestar de los ciudadanos europeos», concluye el comunicado.

La Comisión Europea afirma que los principales objetivos de la propuesta son reducir al mínimo el número de animales que se utilizan en experimentos científicos y mejorar sustancialmente el trato a aquellos que sigan siendo imprescindibles para las pruebas de seguridad y para la investigación biomédica en todo el territorio de la UE. Asimismo, la Comisión espera que con la Directiva reformada «mejore la calidad de las iniciativas de investigación que se emprenden en la UE y se proporcionen garantías para la salud humana y animal y para la protección del medio ambiente.»

La propuesta está pendiente de revisión por parte del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

 

http://cordis.europa.eu/fetch?CALLER=ES_NEWS&ACTION=D&SESSION=&RCN=30621



Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 28 de Mar de 2009 - 12:12 PM   

Esta noticia la han leido 862 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +