Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Los bebes saben distinguir entre sólidos y líquidos por los detalles visuales
 
 


Un nuevo estudio de la Universidad del Noroeste demuestra lo que muchas madres ya saben, que sus bebés son mucho más listos de lo que parece. Aún contando con sólo cinco meses de edad, los bebés de este estudio indicaron, con sus curiosas miradas, que pueden diferenciar entre el agua contenida en un vaso y un material sólido azulado, bastante parecido al agua, en un vaso similar.

(NC&T) El descubrimiento de que los bebés pueden distinguir entre sólidos y líquidos a edades tan tempranas se añade al creciente conjunto de estudios que apuntan a que no son como pizarras vacías que dependen casi por completo de otros para adquirir conocimientos, algo que sí se creía mayoritariamente en la comunidad científica hasta hace no mucho tiempo. En vez de eso, la nueva investigación, impulsada por Susan Hespos, profesora de psicología en la Universidad del Noroeste, muestra que los bebés son “experimentadores” que reúnen datos constantemente. En una prueba realizada con un grupo de bebés en esta investigación, un colaborador inclinó un vaso lleno de agua azulada de un lado hacia otro para exhibir claramente las características físicas de la sustancia que se encontraba dentro del vaso. Otro grupo de bebés miraba un vaso que contenía un sólido azul similar al agua y que también fue movido para demostrar sus propiedades físicas. Luego, todos los bebés pasaron una serie de pruebas en las que se alternaba entre el líquido o el sólido, y era transferido de uno a otro vaso. Se realizó un test bien establecido, en el que se mide el tiempo que un bebé pasa mirando algo, para deducir el grado de interés que eso le inspira. Los bebés, igual que los adultos, observan durante mucho más tiempo lo que para ellos es nuevo, inesperado o impredecible. Los bebés que en sus primeras sesiones observaron el agua azul en el vaso parecían más interesados en el sólido azul posterior. Las miradas fijas que se prolongaron más tiempo indicaron que a los niños les llamaba más la atención la sustancia sólida, al percatarse de que era distinta al líquido. Los bebés que en sus primeros intentos observaron el sólido azul en el vaso, mostraron luego la tendencia inversa: miraban durante más tiempo al líquido. Aunque pueda parecer que el tiempo que un bebé dedica a mirar algo depende de su capricho del momento, es en realidad un fuerte indicador de sus pensamientos y de lo que sabe. En las pruebas, miraban durante más tiempo al nuevo producto porque detectaban que era diferente y sentían curiosidad hacia el mismo. Estos y otros experimentos proporcionan la primera evidencia de que los niños de esas edades ya tienen expectativas propias sobre las propiedades físicas de los líquidos. Los bebés, pese a su corta edad, fueron capaces de diferenciar un sólido de un líquido muy similar, basándose para ello en cómo se movía cada producto dentro del vaso. -ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET: http://www.northwestern.edu/newscenter/stories/2009/05/brainybabies.html


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 19 de Jun de 2009 - 08:17 PM   

Esta noticia la han leido 1226 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +