Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Nuestro autocontrol también se ve afectado al imaginarnos en el lugar de otra persona
 
 


Ejercer el autocontrol es agotador. De hecho, usar el autocontrol en una situación perjudica nuestra habilidad de usarlo en las situaciones siguientes, aún cuando no estén relacionadas. Y, según los resultados de un nuevo estudio, lo mismo puede decirse sobre la mera acción de imaginarnos siendo otras personas que estén tratando de ejercer el autocontrol.


(NC&T) Investigaciones anteriores han mostrado que imaginar acciones puede provocar las mismas reacciones básicas que si las estuviéramos llevando a cabo de verdad. Por ejemplo, imaginar el comer algo repugnante resulta en una cara asqueada, aún cuando no se esté ingiriendo nada. Ahora, un equipo de psicólogos ha analizado qué efectos tiene sobre nuestros propios pensamientos y comportamiento el pensar en el autocontrol de otras personas.

    El estudio ha sido hecho por Joshua M. Ackerman y John A. Bargh de la Universidad Yale, junto con Noah J. Goldstein y Jenessa R. Shapiro de la Universidad de California en Los Ángeles.

    A los participantes les fue presentada una historia sobre un camarero hambriento que estaba rodeado por comida deliciosa, pero que no podía permitirse probar bocado alguno, ya que temía ser regañado. La mitad de los participantes se limitó a leer la historia, y a los demás se les pidió que se imaginaran siendo ese camarero. Después, a todos los participantes se les mostraron imágenes de artículos de precios entre medianos y altos (por ejemplo televisores y automóviles) y se les pidió que dijeran cuánto pagarían por los mismos.

    En un experimento de seguimiento, algunos de los participantes leyeron la misma historia, y otros leyeron una historia similar en la que el camarero no estaba hambriento y no tenía que ejercer autocontrol. Como en el primer experimento, algunos de los participantes se limitaron a leer la historia mientras otros se imaginaron siendo el camarero.

    Todos estos voluntarios participaron a continuación en un juego de palabras y en una tarea de memoria.

    Los resultados revelan que los participantes que se imaginaron en el lugar del camarero estaban más dispuestos a gastar cantidades elevadas de dinero en los artículos de lujo. Eso indicaba que habían agotado su capacidad de ejercer autocontrol y refrenar sus impulsos, lo cual los conducía a dejarse llevar por el atractivo de los artículos y gastar más dinero en ellos.

    En el experimento de seguimiento, los voluntarios que leyeron e imaginaron la historia del camarero que no estaba hambriento se desenvolvieron mucho mejor en el juego de palabras y en la tarea de memoria. En general, el grupo que se imaginó como el camarero de la historia original, quien tenía que ejercer el autocontrol y no probar alimento alguno, fueron quienes peor resultado obtuvieron en el juego de palabras y en la tarea de memorización.

    Todo esto sugiere que nuestra capacidad de autocontrol puede agotarse con sólo imaginarnos siendo otra persona que deba ejercerlo.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.psychologicalscience.org/media/releases/2009/ackerman.cfm


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 18 de May de 2009 - 11:11 AM   

Esta noticia la han leido 1067 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +