Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Profundizan en el secreto del sonido de los violines Stradivarius
 
 


Durante siglos, los fabricantes de violines han tratado, sin éxito, de reproducir el sonido asombrosamente nítido y cristalino de los violines Stradivarius y Guarneri. Ahora, después de 33 años de investigaciones sobre el tema, un profesor de la Universidad A&M de Texas está seguro de que el telón de misterio ha sido descorrido por completo, o que está a punto de serlo, al detectarse productos químicos específicos con los que se trató la madera de los violines y que les acabaron dando su sonoridad inigualable.


(NC&T) Joseph Nagyvary, profesor emérito de bioquímica, nativo de Hungría y que aprendió a tocar el violín usando uno que en su día perteneció a Albert Einstein, presentó por primera vez en 1976 su teoría de que los agentes químicos con que se trataron los instrumentos, y no la madera en sí misma, eran la razón principal para el sonido especial de estos instrumentos. Entonces fue criticado y hasta ridiculizado, pero el tiempo se ha encargado de darle la razón.

    Su teoría ha recibido ahora un nuevo apoyo experimental a través de la colaboración de Nagyvary con Renald Guillemette y Clifford Spiegelman.

    En un estudio anterior en el que participó Nagyvary, ya se demostró que los productos químicos con que se trataba la madera usada por Stradivarius y Guarneri en sus violines, son la causa del sonido diferente producido por esos instrumentos conocidos mundialmente. Pero faltaba esclarecer con más detalle qué productos químicos desempeñaron un papel relevante en el tratamiento.

    Para el nuevo estudio, los investigadores quemaron las astillas de unas muestras de maderas de algunos de esos violines hasta reducirlas a cenizas, el único método posible para obtener lecturas precisas sobre las sustancias químicas presentes en ellas. Y han logrado identificar numerosas sustancias en la madera, entre ellas bórax, fluoruros, sales de hierro y cromo.

    El bórax tiene una larga historia como sustancia conservante, que se remonta a los tiempos del antiguo Egipto, donde se usaba para la momificación, y más tarde como insecticida.

    La presencia de estas sustancias químicas en las muestras procedentes de violines demuestra que la madera empleada por los grandes maestros fue sometida a un tratamiento químico agresivo, muy probablemente encaminado a impedir que los gusanos se la comieran, un problema común en esa época.

    Antonio Stradivari (Stradivarius) (1644 a 1737) hizo aproximadamente 1.200 violines en su vida. Hoy, perduran sólo unos 600 violines Stradivarius y tienen precios estimados en 5 millones de dólares cada uno.

    Aunque menos conocido, Guarneri del Gesu era contemporáneo de Stradivarius, y sus instrumentos se consideran iguales en calidad y precio por los expertos.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=943:secrets-of-stradivarius-unique-sound-revealed&catid=37:materialsscience&Itemid=57


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Mar de 2009 - 01:23 PM   

Esta noticia la han leido 1284 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +