Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Estabilidad a cambio de energía, la decisión de algunas abejas
 
 


Una nueva investigación ha demostrado que algunas abejas se protegen contra el viento y las turbulencias extendiendo sus robustas patas traseras al volar. Pero este mecanismo tiene un alto precio, pues incrementa la resistencia aerodinámica al avance así como la energía requerida para volar en un 30 por ciento, y reduce el rendimiento de la abeja durante el vuelo.


(NC&T) El viento es un componente universal en la vida de todos los animales voladores. Sin embargo, sabemos muy poco sobre cómo los animales se enfrentan a los momentos de turbulencia y a los flujos impredecibles del viento, pues la mayoría de los estudios sobre los animales voladores han tenido lugar en entornos simplificados, en ausencia del viento o con corrientes de aire sin turbulencias. El nuevo trabajo muestra claramente que el efecto de las turbulencias ambientales en la estabilidad del vuelo es un factor de gran importancia, no reconocido anteriormente, para la ejecución del vuelo.

    Stacey Combes, de la Universidad de Harvard, y Robert Dudley, de la Universidad de California en Berkeley, estudiaron 10 especies de abejas silvestres que vuelan a altas velocidades durante decenas de kilómetros cada día buscando alimentos y otros recursos. Los machos de estas especies tienden a dedicar bastantes esfuerzos a la recogida de esencias aromáticas que transportan en las bolsas de sus patas traseras de gran tamaño, que luego utilizan para intentar atraer hembras en el cortejo que precede al apareamiento.

    Dado que el macho de una de las especies de abeja estudiadas se siente fuertemente atraído por las esencias, con el fin de obtenerlas atravesará de buena gana espacios aéreos sometidos a condiciones de vuelo difíciles, como las creadas cuando Combes y Dudley emitieron corrientes fuertes de aire en la jungla panameña donde habitan las abejas.

    Utilizando grabaciones en video de alta velocidad, los científicos midieron la velocidad máxima de vuelo de las abejas al ser zarandeadas por niveles variables de turbulencia ambiental. En cada caso, las abejas se enfrentaron a las turbulencias extendiendo sus patas traseras al volar.

    Aunque Combes y Dudley sólo estudiaron 10 especies de abejas, piensan que ese comportamiento estabilizador está probablemente presente en todos los himenópteros, el orden de insectos que incluye a las abejas, las avispas, las hormigas y otros.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.news.harvard.edu/gazette/


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Jul de 2009 - 05:46 PM   

Esta noticia la han leido 805 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +