Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Los agujeros negros centrales hicieron crecer a las galaxias
 
 


"Parece que los agujeros negros se originaron primero. Las evidencias a favor de eso aumentan", declara Chris Carilli, del Observatorio Nacional de Radioastronomía (NRAO, por sus siglas en inglés). Parte de esa evidencia ha sido recogida en una investigación reciente realizada por un equipo internacional que estudia las condiciones reinantes en el universo durante los primeros mil millones de años de existencia de éste.


(NC&T) Estudios anteriores sobre galaxias y sus agujeros negros centrales en el universo cercano revelaron un intrigante nexo de unión entre las masas de los agujeros negros y las de los bulbos centrales llenos de estrellas y gas en las galaxias. La proporción entre la masa del agujero negro y la del bulbo de la galaxia es casi la misma a través de una gran variedad de tamaños y edades galácticas. Los agujeros negros centrales, desde los que tienen una masa de millones de veces la de nuestro Sol, hasta los que tienen una de varios miles de millones de veces, coinciden en dicha proporción: Su masa es de cerca de una milésima parte de la masa del bulbo galáctico que los rodea.

    Esta proporción constante indica que el agujero negro y el bulbo se influyen recíprocamente en sus crecimientos respectivos, siguiendo algún tipo de relación interactiva. La gran pregunta durante mucho tiempo ha sido si uno creció primero que el otro hasta alcanzar la proporción hoy vista, o si crecieron juntos manteniendo la proporción de masa a lo largo de todo el proceso.

    En años recientes, los científicos han venido utilizando el radiotelescopio VLA y el interferómetro de la meseta de Bure en Francia para mirar hacia atrás en la historia de 13.700 millones de años del universo, concretamente hasta el amanecer de las primeras galaxias.

    Finalmente, los investigadores han sido capaces de medir las masas de los agujeros negros y de los bulbos en varias galaxias que por su gran lejanía son vistas tal como eran en el primer millar de millones de años transcurrido después del Big Bang, y la evidencia sugiere que la proporción constante apreciada en nuestro vecindario cósmico podría no haber existido en el universo arcaico. Los agujeros negros de estas lejanas galaxias jóvenes de la infancia del universo son mucho más masivos en relación con los bulbos galácticos que los agujeros negros perceptibles en el universo cercano y reciente.

    La implicación de esto es que los agujeros negros comenzaron a crecer primero.

    El próximo reto es entender cómo el agujero negro y el bulbo se influyen uno al otro en sus respectivos crecimientos. Los científicos no conocen qué mecanismo opera aquí, ni por qué, en algún punto del proceso, queda establecida la proporción "estándar" entre las masas.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.scitech-news.com/ssn/index.php?option=com_content&view=article&id=932:black-holes-lead-galaxy-growth&catid=34:astronomy&Itemid=34


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 08 de Mar de 2009 - 06:52 PM   

Esta noticia la han leido 822 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +