Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Aprovechar una enzima microbiana que captura carbono
 
 


Cada año, los microorganismos que contienen cierta enzima retiran de su entorno una cantidad de monóxido de carbono estimada en 100 millones de toneladas, aliviando así los efectos nocivos que esta sustancia contaminante tiene en nuestro medio ambiente. Ahora, unos investigadores del MIT han obtenido nuevos e importantes datos sobre cómo dichos microorganismos realizan esta labor tan importante.


(NC&T) El hallazgo es una buena noticia para los químicos inorgánicos que llevan mucho tiempo intentando sintetizar compuestos que puedan hacer lo mismo que hacen esos microbios.

    Microorganismos tales como las bacterias pueden llevar a cabo muchos procesos químicos que a nuestros expertos les encantaría poder hacer, tal como apunta Catherine L. Drennan, profesora de química. Esos microbios pueden formar y romper enlaces de carbono, separar el hidrógeno del oxígeno, y hacer otras cosas que los químicos no pueden lograr en sus laboratorios o que sólo pueden hacer con gran dificultad.

    La clave de las habilidades de los microorganismos para realizar tales operaciones químicas radica en unas enzimas grandes y potentes que catalizan (aceleran) las reacciones. Desde hace muchas décadas, muchos investigadores de todas partes del mundo han estado trabajando para reproducir esa química microbiana usando moléculas menores en ambientes artificiales en vez de naturales. Alcanzar metas de esta clase podría conceder a los ingenieros la capacidad de obtener de manera fácil y barata el hidrógeno para las células de combustible, eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera librándonos así de los efectos desastrosos de este gas de efecto invernadero, y limpiar de monóxido de carbono las áreas urbanas contaminadas, entre otras funciones largamente perseguidas por la ciencia.

    Pero los mejores esfuerzos de los investigadores resultan infructuosos muy a menudo, algo que no sorprende a Drennan, quien señala que si se pretende copiar lo que esos microorganismos están haciendo, se necesita comprender con toda claridad cómo lo hacen, o sea conocer el proceso a escala molecular.

    Ella y su grupo de investigación buscan adquirir esos conocimientos cruciales mediante la observación de la estructura física de las moléculas clave implicadas en la reacción y viendo cómo cambian cuando ésta tiene lugar.

    Recientemente, el trabajo de Drennan la ha llevado a examinar una enzima que, dependiendo de su estructura cambiante, puede capturar monóxido de carbono y liberar dióxido de carbono, o capturar dióxido de carbono y liberar monóxido de carbono, o emplear el monóxido de carbono para producir una forma de acetato que desempeña un papel metabólico decisivo.

    Desde una perspectiva comercial, esta singular enzima es atractiva porque se la puede fabricar en grandes cantidades y a temperatura ambiente. El único inconveniente es que se la debe mantener apartada del oxígeno. No obstante, Drennan cree que este problema se puede resolver mediante modificaciones en la enzima de manera que sea más estable en un ambiente de oxígeno.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
MIT


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 04 de Mar de 2010 - 12:19 PM   

Esta noticia la han leido 1134 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +