Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Cambio climático, cambios en la vegetación y propensión a incendios forestales
 
 


 La elevación de las temperaturas puede conducir a vegetación más seca, pero eso no quiere decir que necesariamente deba haber un riesgo más alto de incendios forestales en una área en particular, ya que, según un nuevo estudio, en algunos casos, los tipos de vegetación predominantes en una zona podrían contrarrestar los efectos del cambio climático sobre la propensión a los incendios forestales.


(NC&T) El científico Tom Brown, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, junto con Philip Higuera, de la Universidad Estatal de Montana y colegas de la Universidad de Illinois en Urbana, y de la de Washington, estudiaron los impactos directos e indirectos del cambio climático, en una escala de milenios, sobre la incidencia de incendios en las zonas sur y centro de la Cordillera Brooks en Alaska.

    Mediante el análisis de sedimentos recogidos en el fondo de varios lagos, el equipo estudió la incidencia histórica de incendios.

    Los investigadores dataron mediante carbono-14 los depósitos en los sedimentos y reconstruyeron la incidencia de incendios desde el año 15.000 a.C. hasta el presente. Luego midieron la cantidad de fragmentos vegetales, como por ejemplo polen fósil, para hacerse una idea de qué tipo de vegetación dominaba el área durante diferentes períodos de tiempo. Como los anillos de crecimiento en los árboles, las diferentes capas de sedimentos representan diferentes épocas en el pasado.

    La conclusión a la que han llegado los autores del estudio es que los cambios en la frecuencia histórica de los incendios coinciden con los cambios en el tipo de vegetación en el área. Además, coinciden más con los cambios de vegetación que con las elevaciones de la temperatura por sí solas.

    En otras palabras, tal como advierte Brown, si todo lo que hiciéramos fuera observar las temperaturas en aumento, haciendo caso omiso de la vegetación en la zona, el perfil obtenido exclusivamente de los datos de temperaturas no sería un buen indicador de las probabilidades de incendios naturales en una región específica. Conviene examinar el cuadro completo.

    Hay una compleja relación entre los combustibles y el clima. La vegetación puede tener sobre la incidencia de incendios un impacto profundo que sea opuesto o independiente de la influencia directa del clima sobre los incendios.

    Así pues, al menos para el periodo de tiempo y el lugar estudiados, los cambios en el clima resultan ser menos importantes para el riesgo de incendios forestales que los cambios en la vegetación. A pesar de una transición desde un ambiente frío y seco a un ambiente cálido y seco hace aproximadamente 10.500 años, los investigadores encontraron una marcada disminución en la frecuencia de incendios. Los núcleos de sedimento de ese período de tiempo revelan un cambio de vegetación desde arbustos inflamables hacia árboles de hoja caduca, más resistentes al fuego.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
https://publicaffairs.llnl.gov/news/news_releases/2009/NR-09-05-01.html


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 10 de Jul de 2009 - 11:42 AM   

Esta noticia la han leido 977 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +