Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Pese a la crisis económica, los gases de efecto invernadero siguen aumentando
 
 


Dos de los gases más importantes para el cambio climático aumentaron el año pasado, según un análisis preliminar del índice anual de gases de invernadero de la NOAA, que recibe datos de 60 puntos del mundo.


(NC&T) Los investigadores han medido el ingreso en la atmósfera a fines de Diciembre de 2008 de una cantidad adicional de 16.200 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), el bien conocido subproducto de la quema de combustibles fósiles, y otra cantidad adicional de 12,2 millones de toneladas de metano.

    Este aumento se ha producido a pesar del bajón en la actividad económica mundial, que ha comportado un decrecimiento en una amplia gama de actividades que dependen del uso de combustibles fósiles.

    “Solamente reduciendo nuestra dependencia de los combustibles fósiles e incrementando la producción de energía a partir de recursos renovables, empezaremos a ver mejoras y comenzaremos a mitigar los efectos del cambio climático”, advierte el científico Pieter Tans, del Laboratorio de Investigaciones del Sistema Terrestre de la NOAA, en Boulder, Colorado.

    En el 2008, las concentraciones mundiales totales de CO2 alcanzaron 386 ppm (partes del gas contenidas en un millón de partes de aire), un alto valor, sobre todo cuando se le compara con el de 280 ppm que existía justo antes del inicio de la revolución industrial, hace poco más de doscientos años.

    Piense en la atmósfera y el mar actuales absorbiendo gases de efecto invernadero, como en una bañera recibiendo más agua de la que al desagüe le da tiempo a tragar. Hay que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta el punto en que se correspondan con los niveles que pueden ser absorbidos por los ecosistemas de la Tierra, que equivalen al sumidero de la bañera. Si prosigue el actual desequilibrio, la bañera se desbordará.

    Los incrementos en CO2 y metano durante el 2008 son ligeramente menores que los registrados en 2007, pero caen dentro del rango de las fluctuaciones anuales por cambios naturales, según los expertos de la NOAA.

    El crecimiento en los niveles de CO2 cambia de año en año, junto con el crecimiento y la muerte de vegetales, el grado de actividad de los incendios forestales, y los cambios en las condiciones del suelo. Emergiendo de esa variabilidad natural se observa una tendencia reiterada de crecimiento, causada por la combustión de carbón (en cualquiera de sus formas), el petróleo (y sus derivados), y los demás productos usados como combustibles fósiles.

    Los niveles de metano aumentaron en 2008 por segundo año consecutivo después de una tregua de 10 años. Las concentraciones atmosféricas se incrementaron a razón de 4,4 moléculas por cada mil millones de “moléculas” de aire, aumentando la concentración mundial total hasta 1788 partes por mil millones.

    El metano es 25 veces más potente como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono, pero afortunadamente la cantidad de metano presente en la atmósfera es mucho menor que la de CO2. Sin embargo, pese a su menor presencia, cuando todos los efectos relacionados con el clima son tenidos en cuenta, el impacto climático general del metano es casi la mitad del provocado por el dióxido de carbono.

    Por término medio, el crecimiento del dióxido de carbono se ha incrementado en más de un 2 por ciento cada año desde tiempos preindustriales, duplicándose cada 31 años, de acuerdo con un estudio realizado por David Hofmann, James Butler, y Tans.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
http://www.noaanews.noaa.gov/stories2009/20090421_carbon.html


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 09 de Jun de 2009 - 05:01 PM   

Esta noticia la han leido 537 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +