Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Un ritmo menor de flujo de agua puede ser mejor para el medio ambiente
 
 


En los proyectos de conservación de la naturaleza a menudo se intenta mejorar el transporte acuático de material, energía, y organismos en los ecosistemas naturales. La restauración de los ríos, por ejemplo, comúnmente contempla el intentar aumentar su flujo al valor máximo. Pero en algunos parajes muy perturbados, la restauración de los flujos naturales de agua puede causar más daños que beneficios, según un nuevo estudio.


(NC&T) La investigación, desarrollada por C. Rhett Jackson y Catherine M. Pringle de la Universidad de Georgia, analiza una amplia variedad de ejemplos en los cuales reducir los flujos o mantenerlos bajos puede ocasionar beneficios ecológicos.

    La presencia de peces no oriundos en un río, por ejemplo, puede ser un argumento para mantener aislados algunos hábitats que están separados del cauce principal, porque las especies foráneas pueden poner en peligro a las especies nativas.

    En otros casos, la nueva vegetación que ha crecido debajo de un dique puede hospedar poblaciones de animales, incluyendo pájaros en peligro de extinción. Restaurar los flujos de agua naturales puede llevar a un cambio en la vegetación que sea perjudicial para los animales.

    El conocimiento de los beneficios potenciales de mantener una baja "conectividad hidrológica" ha llevado a la creación de barreras artificiales para proteger a las especies en riesgo de extinción.

    Mantener bajos los flujos también puede mitigar los efectos de la contaminación en los ecosistemas cuando los estanques y lagos secuestran sedimentos y nutrientes que de otra forma se dispersarían aún más. Los sedimentos pueden contener elementos tóxicos que, esparcidos, podrían causar mayores daños a la flora y la fauna silvestres.

    Esta estrategia conlleva, sin embargo, tener que afrontar otro desafío: Varias reservas naturales para la protección de la flora y la fauna han sufrido una elevada mortalidad de peces y pájaros como resultado de la concentración de substancias tóxicas en los lagos.

    Lo que está claro es que la restauración de los flujos naturales puede tener pros y contras. Jackson y Pringle concluyen que un desafío importante es desarrollar un conocimiento más predictivo de cómo opera la conectividad hidrológica en los paisajes explotados intensivamente.

-ENLACES A INFORMACION SUPLEMENTARIA EN INTERNET:
American Institute of Biological Sciences


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 05 de Feb de 2010 - 12:34 PM   

Esta noticia la han leido 584 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +