Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Las pautas de las ondas cerebrales permiten predecir un despiste inminente
 
 


Todos cometemos algún error de vez en cuando debido a la falta de atención, desde derramar una taza de café hasta pasar por alto una señal de Stop. Ahora un equipo dirigido desde la Universidad de California en Davis, con la colaboración del Instituto Donders en Holanda, ha descubierto una pauta eléctrica distintiva en el cerebro que permite predecir cuándo la persona examinada está a punto de cometer un error.


(NC&T) El descubrimiento podría ser útil en una amplia variedad de aplicaciones, desde desarrollar dispositivos de monitorización que alerten a los controladores de tráfico aéreo de que están disminuyendo su atención, hasta diseñar nuevas estrategias para ayudar a los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

    La manera en que el cerebro responde ante los errores ha sido tema de numerosos estudios. Pero lo que los autores del nuevo estudio estaban buscando era el estado en que se encuentra el cerebro antes de cometer un error, porque esto es lo que puede decirnos qué lo produce.

    Ali Mazaheri, investigador en el Centro de la Mente y el Cerebro, perteneciente a la Universidad de California en Davis, y sus colegas en el Instituto Donders del Cerebro, la Cognición y el Comportamiento, de la Universidad Radboud en Holanda, reclutaron a 14 estudiantes para el estudio. Mientras se les realizaba un test que requería de su atención, Mazaheri registró la actividad cerebral de cada sujeto utilizando la magnetoencefalografía (MEG), técnica no invasiva que registra las ondas cerebrales, y que es similar a la electroencefalografía (EEG) comúnmente utilizada en los hospitales, aunque de mayor sensibilidad que ésta.

    El test fue desarrollado en la década de 1990 para evaluar el alcance de lesiones cerebrales, el TDAH y otros trastornos cerebrales. Los participantes se sientan ante un ordenador por espacio de una hora. Durante este tiempo, cada dos segundos aparece fugazmente en la pantalla un número aleatorio entre 1 y 9. El objetivo es presionar un botón tan pronto como aparece cualquier número distinto del 5.

    La prueba es tan monótona, que incluso cuando se mostraba el 5, los participantes en el estudio apretaban espontáneamente el botón en un 40 por ciento de las veces como promedio.

    Analizando los datos registrados mediante MEG, el equipo de investigación descubrió que cerca de un segundo antes de que se cometieran estos errores, las ondas cerebrales en dos regiones eran más fuertes que cuando los sujetos se abstenían correctamente de presionar el botón. En la parte trasera de la cabeza (región occipital) la actividad de las ondas alfa era cerca de un 25 por ciento más fuerte, y en la región media, la corteza sensoriomotora, hubo un incremento correspondiente en la actividad de las ondas cerebrales mu.


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 04 de May de 2009 - 08:58 AM   

Esta noticia la han leido 648 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +