Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Nueva estrategia bioquímica para mitigar fobias y ansiedad
 
 


Según un equipo de investigadores del Instituto Salk para Estudios Biológicos, un receptor para el glutamato, el neurotransmisor más destacado en el cerebro, ejerce un papel fundamental en el proceso de "desaprendizaje". El descubrimiento podría ayudar a los científicos en el desarrollo de nuevas terapias con fármacos para tratar una amplia variedad de afecciones, incluyendo trastornos de ansiedad y fobias, particularmente los causados por estrés postraumático.


(NC&T) "La mayoría de los estudios se enfocan hacia el "aprendizaje", pero el proceso de "desaprendizaje" es igualmente importante y mucho menos comprendido", explica Stephen F. Heinemann, profesor del Laboratorio de Neurobiología Molecular, y quien dirigió el estudio.

    La mayoría de los especialistas coinciden en que no poder "desaprender" es una característica del trastorno por estrés postraumático, y si se lograra desarrollar un fármaco que influyese sobre ese gen del modo adecuado, se podría ayudar a superar sus traumas a personas que han sido víctimas de actos terribles.

    El trastorno por estrés postraumático, o PTSD (por las siglas en inglés de Post-Traumatic Stress Disorder), es un trastorno de ansiedad que se puede contraer después de exponerse a una experiencia terrible en la cual se hayan sufrido daños personales graves o una seria amenaza de sufrirlos. Según los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos, el PTSD está afectando a 5,2 millones de estadounidenses aproximadamente. Hasta uno de cada ocho soldados de ese país que regresan de una zona de guerra sufre de PTSD. Y las cifras de afectados entre la población de esos territorios sometidos a acciones bélicas es, como resulta fácil deducir, muy superior.

    Pero no hace falta haber estado en una zona de guerra para desarrollar trastornos de ansiedad tales como el PTSD. Por desgracia, hay muchas malas experiencias potenciales en la vida cotidiana que pueden provocar esos trastornos. Si los recuerdos traumáticos persisten inadecuadamente, los estímulos sensoriales, algunas veces ni siquiera reconocidos de modo consciente, provocan la reactivación de recuerdos angustiosos y el miedo y el estrés asociados.

    Los autores del estudio, en experimentos con ratones, comprobaron que aquellos que carecían del gen para el receptor mGluR5 tenían muchas más dificultades que los normales para aprender el nuevo emplazamiento de un objeto (lo que implicaba olvidar el anterior), buscándolo en el antiguo lugar durante un largo tiempo. Y también tardaban mucho más que los normales en dejar de temer a un sonido que al principio implicaba peligro pero que luego ya no estuvo acompañado de ninguna experiencia negativa.

    Los investigadores creen que ese mismo mecanismo, que permite olvidar datos obsoletos o abandonar miedos que ya no tienen razón de ser, está alterado en el PTSD y que el receptor mGluR podría brindar un objetivo potencial para la intervención terapéutica.


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 12 de May de 2009 - 11:54 AM   

Esta noticia la han leido 792 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +