Secciones
Foros Electrónica
Electrónica Fácil en Twitter
siguenos en twitter
Boletines de correo
Boletines
Sitios recomendados
Un extraño depredador fósil de 500 millones de años
 
 


El Hurdia victoria fue descrito originalmente en 1912 como un animal semejante a un crustáceo. Ahora, unos investigadores de la Universidad de Uppsala y sus colegas revelan que lo que se conocía de esta criatura es sólo una parte de un complejo y extraordinario animal, desconocido hasta ahora, y a través del cual será posible averiguar algunos de los entresijos del origen del grupo más grande de animales vivientes: Los artrópodos.


(NC&T) Los fragmentos fósiles proceden del famoso yacimiento paleontológico de Burguess Shale, cuya edad se calcula en unos 505 millones de años, y que es un lugar, en la Columbia británica, Canadá, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los investigadores Allison Daley y Graham Budd, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Uppsala, junto a colegas de Canadá y Bretaña, describen la historia y la singular constitución corporal del recientemente reconstruido Hurdia victoria, que al parecer fue un depredador formidable en su época.

    Aunque los primeros fragmentos fueron descritos hace casi cien años, en todo este tiempo se ha venido asumiendo que eran parte de un animal semejante a un crustáceo. Antes de la presentación de este nuevo estudio, los expertos no se habían dado cuenta de que en colecciones existentes reposan otras partes del animal. Estas otras partes fueron descritas de manera independiente como medusas, pepinos de mar, y otros artrópodos.

    La nueva descripción del Hurdia muestra que está de hecho relacionado con el Anomalocaris. Al igual que el Anomalocaris, el Hurdia tenía un cuerpo segmentado cuya cabeza presentaba un par de apéndices espinosos en forma de pinza y una estructura mandibular redonda con muchos dientes. Pero difiere del Anomalocaris por la posesión de un caparazón grande de tres partes que se proyecta hacia delante de la cabeza del animal.

    Esta estructura es diferente a cualquier otra cosa vista en los demás artrópodos, fósiles o vivientes.

    La utilidad del gran caparazón que se extiende desde la parte frontal de su cabeza es un misterio. En muchos animales, una concha o caparazón se usa para proteger las partes blandas del cuerpo, como sucede en un cangrejo o una langosta, pero esta estructura está vacía en el Hurdia y no cubre ni protege el resto del cuerpo.

    El Hurdia y el Anomalocaris son ambos vástagos tempranos del linaje evolutivo que dio lugar a los artrópodos, el gran grupo moderno que contiene, entre otros, a los insectos, los crustáceos, y los arácnidos. Las dos especies extintas revelan detalles de los orígenes de rasgos importantes que definen a los artrópodos modernos, tales como sus extremidades y las estructuras de sus cabezas.


Publica esta página en...

Enviar a Facebook  
  


Publicada el 13 de May de 2009 - 11:19 AM   

Esta noticia la han leido 645 lectores

powered by phppowered by MySQLPOWERED BY APACHEPOWERED BY CentOS© 2004 F.J.M.Información LegalPrensa
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +